“El que nada debe, nada teme”

3 09 2016
La señora Nancy Cuevas, esposa del asesinado "Toto" Lezcano denunciando las injusticias en Arroyito

La señora Nancy Cuevas, esposa del asesinado “Toto” Lezcano denunciando las injusticias en Arroyito

Contundente manifestación de una pobladora del asentamiento Arroyito de Concepción durante el programa “La Lupa” que este sábado 03 de setiembre transmitió desde el Núcleo 3.

Los pobladores aprovecharon el espacio para dar a conocer su voz de protesta porque, en la mayoría de las veces, los medios comerciales los ignoran ni dan sus miradas en torno a la situación en el lugar.

Denunciaron el estado de abandono en la que están sometidos. Sus caminos vecinales son intransitables. El principal tramo de entrada, unos 13 kilómetros, se hace en una hora o más de viaje, que si se reparara debería darse en máximo 10 minutos.

Los estudiantes dan clases bajo arboles por falta de aulas, cuentan con un solo Puesto de Salud, sin medicamentos necesarios y donde debe atenderse mínimamente a mas de 200 familias.

Los agricultores no tienen apoyo del Ministerio de Agricultores, sin asistencia técnica y crediticia. El campesino agricultor está abandonado a su suerte. Su producto no puede comercializar por falta de camino de todo tiempo y mercado.

En el asentamiento hay gente que pasa hambre. Familias enteras con 10 hijos que sobreviven con apenas 30 mil guaraníes diarios. Con monto debe alimentarse (desayunar, almorzar y cenar), y además con esa plata debe vestirse, comprar útiles y medicamentos.

Denuncian abusos y atropellos de la Fuerza de Tarea Conjunta con actuaciones ilegales y con aprehensiones arbitrarias.

Indudablemente estas expresiones y denuncias de los pobladores de Arroyito contradicen y ridiculizan al Pte. Horacio Cartes, al ministro del Interior Francisco de Vargas, a la Asociación Rural del Paraguay, a la Unión Industrial Paraguaya, a los gremios empresariales de la Producción, a Fiscales, a algunos diputados y senadores, a los periodistas “estrellas”, a los famosos analistas y expertos en seguridad, etc., quiénes, en sus discursos mediáticos, insinúan o directamente tildan de cómplices a estos humildes habitantes con la banda criminal denominada EPP

Ahora, por medio de un programa masivo de televisión, tal vez en gran parte del Paraguay, se vieron sus rostros, se escucharon sus voces y apreciaciones sobre la realidad en Arroyito. Pero esta población nunca se calló. Siempre denunció la injusticia y reclamó la presencia del Estado, solamente que sus voces fueron históricamente invisibilizados por los medios masivos de comunicación. Detrás de cada uno de los habitantes hay toda una historia de lucha y sobrevivencia.

No temen en expresarse, no tienen miedo de señalar la problemática real. Dan la cara y denuncian la violencia del Estado ante la falta de políticas públicas.





Lezcano Claude, ninguneado por sectores de la prensa

5 07 2016

Caso CuruguatyTerminó el periodo de presentaciones de los alegatos finales en el Caso Curuguaty, el lunes 11 de julio se prevé la lectura de la sentencia.

La Fiscalía y la Defensa expusieron sus respectivas conclusiones. Una gran parte de los medios comerciales, no dio el destaque ni la cobertura necesaria al juicio oral y público, que lleva más de diez meses de deliberaciones, excepto en los primeros días donde hubo algo de informaciones.

Al equipo de abogados defensores, se sumó el doctor Luis Lezcano Claude, ex ministro de la Corte Suprema de Justicia, cuya representación legal, siendo uno de los juristas más respetados y creíbles del país, pasa desapercibida para sectores de la prensa.

Las “estrellas” del periodismo radial, escrita y televisiva ni de taquito mencionan el hecho. Recorriendo el dial de las emisoras capitalinas, el oyente – público, lamentablemente no tendrá la posibilidad de escuchar al ex ministro de la Corte siendo entrevistado por Carlos Peralta, Luis Bareiro, Oscar Acosta, Enrique Vargas Peña, Roberto Sosa, Guillermo Domanizky, o de otras “estrellas”, en torno a su exposición de motivos pidiendo la absolución de todos los procesados, en particular el de su defendido Felipe Benítez Balmori, un humilde campesino analfabeto.

Sectores del periodismo, que a días del suceso de Marinakue y luego con el golpe institucional en Paraguay, apabullaban a la audiencia entrevistando a policías, fiscales, jueces, políticos, etc., “gua’u” buscando acercarse a la verdad pero que en realidad justificaban lo injustificable, hoy día, cuando llega a su instancia final el Caso Curuguaty, estas “estrellas”, ni siquiera a los agentes del Ministerio Público, quienes igualmente presentaron sus alegatos, tienen en cuenta como fuente de información. No escuchamos en las radios y televisión exponiendo sus “verdades” a Liliana Alcaraz o Nelson Ruiz. Tal vez evitan entrevistarlos para no exponerlos y evidenciar la falta de argumentos creíbles en sus investigaciones.

Javier Dario Restrepo, periodista colombiano y experto en ética periodística, dice que “el objetivo principal del periodista no es ganar puntos de sintonía, ni obtener grandes cifras de circulación; estas son tareas y preocupaciones de la gerencia. Lo del periodista es ofrecer día a día una información de calidad sobre temas de interés público.”

Marinakue, uno de los casos más grande, complejo y de interés público en Paraguay, el seguimiento y tratamiento de la información, contrastar los hechos o la investigación, para este sector de la prensa indudablemente no es importante y necesario. Su especialidad es el doble o triple discurso, aunque en su discurso digan ser objetivos o neutrales.

El doctor Lezcano Claude, en su manifestación de defensa, en una parte dijo que el Ministerio Público, representando a la sociedad, no cumplió con la ley y actuó de mala fe en el caso Curuguaty, suficiente tal vez para preguntarle sea en la radio, la televisión o la prensa escrita sobre este punto, pero eso no se escucha, ni se ve en los medios comerciales. El ninguneo mediático es mucho más fuerte.

 





El oyente de radio tiene derecho?

14 09 2015

200981306oyentes4
El periodista Guillermo Domaniczky,  esta mañana dijo a un oyente de Radio Cardinal que cambie de dial sino le gusta que siga hablando del tenis mundial. El oyente envió un mensaje de texto reclamando al citado radialista que ya era suficiente darle mucha manija, como treinta minutos o tal vez más de tiempo, en su comentario sobre la victoria de Novak Djokovic contra Roger Federer, en la final del Abierto de Estados Unidos, mientras en Paraguay hay graves problemas  o hechos noticiosos que también necesitan ser abordados a profundidad y con rigurosidad periodística. Domaniczky incluso trató de amargado al oyente por expresar su queja.

Es típico, por cierto muy lamentable, escuchar a los periodistas, especialmente a los de la radio, expresarse de esa manera cuando el público manifiesta su crítica a la forma de hacer periodismo.
Los oyentes de la radio son personas que están del otro lado del medio de comunicación. Oyente. Se aplica a la persona que escucha, especialmente un programa de radio.

Javier Dario Restrepo, advierte que “los medios de comunicación se han convertido en parte de complejos empresariales en los que predomina… la lógica comercial”, pocas barreras protegen el interés de los receptores, por lo cual resurge la necesidad de “defender y activar el derecho a la información”.

En tanto en un artículo de la revista Replicante (http://revistareplicante.com/el-defensor-del-lector/ ), se  manifiesta que el defensor del lector, o de las audiencias, es una figura de autorregulación ética que se han dado algunos medios de comunicación para promover el ejercicio de un periodismo que pretende ser profesional y honesto.

Si los medios de comunicación son de interés público, que la información es un derecho humano -no un negocio-  cómo el oyente puede manifestar su derecho y quién lo defiende?

Cuando el locutor, en este caso Guillermo Domaniczky, trata de amargado y pide al oyente que cambie de dial sino le gusta su comentario,  no está dando un trato discriminatorio al público de radio?.  Es ético tratar de esa manera al ciudadano oyente?.





Terrorismo mediático?

3 08 2015

El radialista Vargas Peña,  opina como si sus expresiones e interpretaciones fuesen la verdad verdadera. Señala las cosas como única mirada hasta tratando de imponerla (teniendo inclusive manifestaciones dictatoriales).  Acusa a campesinos (ej. caso curuguaty) de violentos, invasores, de tener vínculos con el PT del Brasil, como si eso fuese delito, etc.

Indudablemente tiene derecho de opinar, expresar su punto de vista y sacar sus propias conclusiones. Para mí, lo grave y peligroso  del caso es que quiere imponer su parecer a toda costa como si fuese la verdad absoluta. Cueste lo que cueste, caiga quien caiga,  no importa la presunción de inocencia,  Así permanentemente ametralla palabras, tirotea frases, y ejecuta oraciones. El derecho de los demás no cuenta.

Con estas actitudes realmente se está relatando el hecho o los hechos con veracidad, se tiene rigurosidad en el manejo de la información? o  se trata de un periodismo  parte de lo que se denomina terrorismo mediático?

Aropensa ha amba’e poranduminte





Radio Mbarete, “La voz libre y popular”

29 07 2015
?????????????

Haciendo programa en la radio comunitaria “Mbarete”

La comunicación es un derecho humano, todos y todas tenemos derecho de acceder a la comunicación. Eso lo comprenden, entienden y ponen en práctica, los habitantes de una comunidad llamada San Estanislao, distrito de General Delgado en el departamento de Itapúa. Cuentan con una radio comunitaria, llamada “Mbarete” que funciona con la activa participación de los habitantes.

El predio donde funciona la emisora fue donado por una señora y los demás pobladores donaron piedras, ladrillos, cementos, mano de obra, etc, para construir la sede propia de la radio comunitaria. La comunidad se apropia de la comunicación como herramienta para el desarrollo, generando la participación y el debate de la gente.

El pasado sábado 25 de julio, por primera vez, organizaron un taller de capacitación del que participaron 40 personas, entre niños, jóvenes y adultos.

Los participantes desarrollaron una práctica de entrevista que se pasó en vivo por la radio. Primeramente en grupo, salieron en búsqueda de la información comunitaria. Diversos temas desarrollaron como en el caso de la educación, la salud, el medio ambiente, la realidad de los adultos mayores, la participación juvenil en la comunidad, la producción agrícola, entre otros puntos.

En corto tiempo la “Mbarete” se convirtió en una radio comunitaria activa, comprometida y solidaria.

?????????????

?????????????

?????????????

?????????????

20150725_093641

?????????????

?????????????





¡Como me gustaría una iglesia pobre y para los pobres!

1 06 2015

Palabras del Papa Francisco

http://www.adnradio.cl/playermini.aspx?id=1860240





Por qué Maduro y No Peña Nieto

27 02 2015

periodista-independienteLas “estrellas” del periodismo paraguayo utilizan toda su artillería mediática “martillando” diariamente contra el gobierno de Nicolás Maduro de Venezuela, al que tratan de dictador, violador de los derechos humanos, etc, pero esa misma fuerza,  esa misma dinámica, esa misma “rigurosidad,  con tono agresivo y en muchos términos despectivos, estas “estrellas” no le dan el mismo trato a la violencia desatada en el gobierno de Peña Nieto en México.

En este país, según los registros oficiales, en sólo ocho años, más de 162 mil personas han sido asesinadas y por lo menos 22 mil están desaparecidas. En los primeros 23 meses  de Enrique Peña Nieto, se asesinaron a más de 41 mil personas, en la cual hay casos de periodistas asesinados y desaparecidos.

¿Qué tiene que pasar para que el mundo vea a México como lo que es: la tumba de los derechos humanos?, pregunta del periodista italiano Federico Mastrogiovanni.

Y en el caso de Paraguay, Qué tiene que pasar para que en la mente de los periodistas “estrellas”,  en su discurso figure como agenda, por ejemplo, lo acontecido con  Rubén Villalba, o la muerte de una recién nacida esperando ambulancia en Yuty. En estos temas, para estas “estrellas” del periodismo paraguayo, se  viola o no los derechos humanos.