Monseñor Ismael Rolon, Un soldado de Dios para el combate

9 06 2010

Biografía de Monseñor Ismael Rolón Silvero

Mons. Ismael Rolón Silvero nació en Caazapá el 24 de enero de 1914. “Ser un soldado de Dios para el combate diario”,  fue su  lema desde sus  inicios en  la vida religiosa con  tan solo 13 años. En 1927  ingresó en el Seminario Salesiano de Manga, Uruguay. El 23 de noviembre de 1941  fue ordenado sacerdote.

También estuvo como director del Colegio Monseñor Lasagna y cura párroco de la parroquia María  Auxiliadora, cargo que abandonó al ser nombrado prelado nullius de Caacupé, el 2 de agosto de 1960.

Fue ordenado obispo en la Basílica de Caacupé, el 23 de enero de 1966. Ese mismo año se erigió la Diócesis  de  Caacupé,  siendo  su  primer  obispo  el Mons.  Rolón. Abrazado  con  amor  a  su misión sacerdotal, vivió sus años de lucidez, fiel a sus celebradas homilías en Caacupé, orando por la libertad de su pueblo.

El 16 de junio de 1970 fue promovido como Arzobispo de Asunción y tomó posesión el 19 de julio del mismo año, permaneciendo en la sede diocesana hasta el año 1989, año en que renunció al cargo por haber cumplido  la edad  requerida para  la  jubilación. Le sucedió Mons. Felipe Santiago Benítez y  luego el actual Arzobispo, Mons. Pastor Cuquejo.

Durante el ejercicio de su episcopado, fue presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya durante varios  periodos,  representó  a  dicha  conferencia  en  encuentros  internacionales.  En  su  larga  vida episcopal,  fue miembro  del  Consejo  permanente  de  la  Conferencia  Episcopal  Paraguaya  (CEP), presidió la Comisión Episcopal para el Seminario Mayor Nacional y fue obispo responsable del Equipo Nacional del Clero.

Se destacó por su postura  firme y decidida  frente a  los abusos de  la dictadura stronista y por sus valientes homilías, levantando su voz en defensa de los derechos humanos, principalmente de los más carenciados.

La historia eclesiástica y civil del Paraguay  lo ha de recordar por su magisterio en acción, por  la defensa de  los derechos humanos y su  lucha contra  la dictadura. Tenía  la  fortaleza suficiente para  luchar y promover  un  país  libre  y  democrático  que  necesariamente  lo  enfrentaba  a  cualquier  referente  del régimen dictatorial stronista

Su figura, desde la visión de algunos referentes sociales del país, refleja el compromiso social de la Iglesia con el pueblo paraguayo como pastor de la libertad y los derechos humanos. Reconocido en su labor  de  defensor  de  los  Derechos  Humanos  por  varios  expertos  en  el  tema,  nacionales  e internacionales.

Una de las referencias del coraje y la fortaleza del Mons. Rolón se refleja cuando Crucifijo al cuello, bastón en mano y sin bajar la mirada, encabezó la “procesión del silencio”, que marcó un antes y un después en  la historia de  la dictadura stronista.

Además,  cuando  se  percató  del  avasallamiento  del  gobierno  de Alfredo  Stroessner  (1954-1989), principalmente a los Derechos Humanos abandonó el Consejo de Estado en 1971. Esto marcó el fin de la  relación  Iglesia-Estado durante  la dictadura.

Una de las labores que exaltó como persona humana a Rolón fue cuando en 1978 visitó la cárcel de Emboscada, siendo el primer obispo que  lo hizo. En dicho reclusorio el Gobierno tenía prisioneros a numerosos presos políticos, sin proceso. En 1987 y en 1988 convocó a sucesivas  e  históricas  “Procesiones  del  Silencio”,  en  protesta  por  la  violencia  y  las  injusticias promovidas desde el Gobierno de Stroessner. Por esa época, siempre en defensa de las libertades públicas y  los derechos humanos,  también decidió suspender el  tradicional Tedéum, bendición especial impartida cada 15 de agosto en  la Catedral de Asunción, con participación del  jefe de Estado.

Promovió  además  los  derechos  humanos  levantado  su  voz  de  pastor  en  defensa  de  los  más carenciados. Monseñor Rolón  le dio nueva estructura a  la Curia Pastoral  iniciando varios departamentos que hasta hoy  funcionan en  la arquidiócesis. Durante su mandato como presidente de  la CEP acompañó con entusiasmo  la visita de Su Santidad Juan Pablo  II al Paraguay en mayo de 1988. Fue  testigo  fiel de  la caída  de  la  dictadura  en  febrero  de  1989  y  del  comienzo  del  proceso  democrático,  hasta  hoy  en desarrollo.

El pasado 24 de enero de 2010 cumplió 96 años de vida consagrándose como el tercer obispo más longevo  del mundo,  así  también  un  día  antes,  el  23  celebraba  su  44º Aniversario  de  ordenación episcopal, el 11 de mayo pasado, por Decreto  del Poder Ejecutivo  le  fue conferida  la condecoración de la Orden Nacional del Merito en el grado de “Gran Cruz”, por su gran aporte en la constante defensa de  los Derechos Humanos y de  la  libertad de expresión

Elevamos nuestra plegaria de Acción de gracias por  la vida de Mons. Rolón, por su  fe y sus obras en bien de  la patria. Glorificamos a Dios por su ejemplo de Pastor, preocupado por  las ovejas.

Ismael Blas Rolón Silvero, los ángeles te esperan para gozar del Reino de los cielos, prometido por el Salvador, Jesucristo.

Fuentes: Oficina de prensa CEP y 1300 AM Radio Fe y Alegría

Escuche Audio:

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: