Paraguay: Hoy se cumplen 21 años de la muerte de Monseñor Van Aeken

11 08 2011

Compartimos el comentario del profesor Carlos Pereira, docente universitario quien reseña la vida del Obispo Van Aeken por el Alto Paraná

Hoy se cumple 21 años que su Excia. Ilma. y Rvdma. Mons. Agustín Van Aeken emprendió su eterno viaje y partió para el gozoso encuentro con el Padre y habitar la mansión del reino celestial por años sin término…

Para hablar de este “Venerable Pastor, Pastor ejemplar”, “Pastor según el corazón de Cristo”, “verdadero sucesor de los Apóstoles”, “eminente baluarte y figura emblemática de la iglesia católica”, “un gran Obispo”, con “olores a santidad”; “ilustre miembro de la benemérita sociedad verbita” (Congregación del Verbo Divino), comenzaremos diciendo: “he aquí un gran sacerdote, que en sus días agradó al Señor y fue encontrado justo”

“Ahí viene el Señor con poder y su brazo lo sojuzga todo. Vean que su salario lo acompaña y su paga le precede. Como pastor pastoreará su rebaño: recoge en brazos los corderitos, en el seno los lleva y trata con cuidado a las paridas” (Is 40,10-11)

La figura señera y luminosa de su Excia. Ilma. y Rvdma. Mons. Don Agustín Van Aeken estaba adornada por virtudes “humanas y sacerdotales”, atributo perenne de amor a “Dios” y a sus semejantes”

“Virtudes sacerdotales”: demostró su amor a Cristo siendo un sacerdote fiel, luego Obispo al servicio de la Iglesia, ¡Padre, Maestro y Pastor! Pastor celoso por su rebaño ¡Amigo de los Laicos! Uno de los “más grandes Obispos” que tuvo el Paraguay, de “límpida y profética trayectoria”, y de “inclaudicable vivencia evangélica”.

“Virtudes humanas”: ciudadano digno e ilustre del lugar donde le tocó trabajar, labor que desarrolló con amor, mostrando e iluminando el camino que debe seguirse, con paciencia, templanza, prudencia y optimismo; para lograr la “libertad” y la “dignidad”; consejero sabio, guía humanista, ético y moral. Con “denodado esfuerzo”, “entrañas de misericordia”, “valentía y coraje” defendió a los indefensos, desamparados y desprotegidos; fue la voz de los que no tenían voz, en las horas oscuras, en los días difíciles, demostrando así su incansable “vocación de servicio” y “gran amor por sus semejantes”.

Damos gracias a Dios por la vida y los años que pasó con nosotros su Excia. Ilma. y Rvdma. Mons. Don Agustín Van Aeken, Obispo Emérito de Prelatura Nullius del Alto Paraná, y, al mismo tiempo pedimos que la luz de Dios suscite vocaciones de la “talla” y el “temple” de Mons.

Agustín Van Aeken. Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Laicos, reconozcamos, valoremos y no olvidemos su legado, su testimonio luminoso y sus enseñanzas de vida plena de virtudes, ¡imitemos a Mons. Agustín Van Aeken!, ¡sigamos sus huellas indelebles!…

¡Monseñor Agustín Van Aeken vivirá por siempre en nuestros corazones!
Réquiem aetérnam, ¡dona éi Dómine! Et lux perpétua, lúceat éi

Cortesía Profesor Carlos Pereira*

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: