El silencio de los inocentes

19 04 2013

InocentesCuando el monseñor Pablo Cáceres, Vicario General de la Diócesis de la Santísima Concepción del Paraguay, se persignó para iniciar la celebración eucarística, el grito quebrado y doloroso del niño Wilmar Lezcano Cuevas, el hijo menor de Benjamín Lezcano, rompió el silencio triste y fastidioso de los más de 400 asistentes, en su mayoría campesinos, al acto religioso. El sacerdote norteño estaba presidiendo la misa de fin de novenario, bajo unos frondosos árboles del Asentamiento 4 de Arroyito, del recordado y tenaz luchador campesino, acribillado por sicarios, en la noche del 19 de febrero de 2013.

El incontenible rugido del pequeño era un alarido de impotencia y una puñalada a la conciencia de los adultos, exigiendo explicación al horrible asesinato de su padre. Su dolorido lamento me transportó a otro acontecimiento ocurrido el 17 de junio de 2012: la masacre de 17 inocentes campesinos y policías en Marinacue o Campo Morumbi, de Curuguaty. Cinco días más tarde, fue montado un juicio, y fue condenado el único inocente de la parodia, digna de Tartufo. Un mes después de la matanza, don Darío Acosta, uno de los sobrevivientes de Marina Kue, reunidos con nosotros, con cinco de sus compañeros, en el local de la Pastoral Social Nacional, de Asunción, nos dijo patéticamente: necesitamos su ayuda para demostrar nuestra inocencia, curar a los heridos, resarcir a los familiares de las víctimas, desenmascarar a los autores del espantoso crimen y, sobre todo, impedir que se levanten sojales sobre la sangre de los mártires. Al decir esto, el campesino se quebró, contagiándonos a todos los asistentes, al constatar la conmovedora realidad que se cernía a nuestros ojos: aniquilamiento de los inocentes para continuar con la destrucción y muerte de nuestros opulentos bosques, con fines de extender más y más la frontera de la soja.

No sé por qué estos criminales sucesos y sus secuelas de impunidad e hipocresía, me recuerdan la laureada película de Jonathan Demme, que lleva por título esta reflexión, protagonizada magistralmente por Anthony Hopkins y Jodie Foster. El filme mescla con excelencia la acción criminal y violenta con el examen psicoanalítico. En uno de los muchos diálogos investigativos sostenidos por los protagonistas, el psicópata Dr. Hanníbal Lecter (Hopkins) hurga en el pasado de la bella agente del FBI (Foster) y descubre oscuros antecedentes que, muchas veces, le quitan el sueño a la pasante de la policía secreta. “Cuando vuelva a escucharse el balido de los corderos, las cosas comenzarán a mejorar”, asegura el siquiatra enjaulado. Al terminar la obra, al descubrirse al asesino múltiple (Buffalo Bill), Lecter, ya fugado del penal de máxima seguridad, le recuerda a la agente, a través de una llamada telefónica, que comenzaban a oírse los berridos de los animalitos inocentes.

Llama la atención la similitud de la trama de la ficción fílmica con nuestra penosa realidad: los inocentes maniatados, amordazados, encarcelados, excluidos o aniquilados, permanecen en silencio, mientras tanto, los responsables de esta inicua situación gozan de muy buena salud y se desplazan bulliciosos, al amparo de poderes públicos y de otros fácticos que actúan desde las sombras.

Estamos en la antesala de unas de las elecciones más cruciales de nuestra historia. Como responsable de una de las dimensiones de la evangelización de nuestra querida diócesis, que opta por la vida, se me tiene vedado sugerirles públicamente por quienes votar, pero, por favor, no depositen el sagrado sufragio por los traficantes de la muerte, sea lenta o violenta, pues, seguro estoy de que, una vez en el poder, estarán más que interesados de mantener en silencio a los inocentes.

Benjamín Valiente Duarte
Coordinador de la pastoral Social Diocesana de Concepción


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: